De niña a niño…¡Felicidades Roald Dahl!

“Observa con ojos brillantes el mundo que te rodea porque los secretos más grandes están siempre escondidos en los sitios más insospechados. El que no cree en la magia nunca la encontrará”.

(Roald Dahl)

2016-09-14-15-29-15

 

Si otro excelente escritor británico, Lewis Carroll, autor de Alicia en el País de las Maravillas pudiese felicitar a Roald Dhal sin duda le diría: ¡Feliz no Cumpleaños!.

Él, que poseía un humor corrosivo que ha escandalizado a muchos adultos, con su fina ironía y sarcasmo seguro que se lo tomaría como un cumplido.

Esta entrada llega con un día de retraso, pero hay veces que es mejor felicitar un día después en condiciones que hacerlo deprisa porque toca.

Ayer, mientras preparaba la entrada sobre el centenario de Roald Dahl ensimismada leyendo un fragmento de Matilda, uno de mis libros favoritos, comencé a escuchar unas pequeñas explosiones parecidas a fuegos artificiales. Me parecieron una música de fondo excelente para acompañar en ese momento a los personajes del libro.

Al cabo de un rato, entré en la cocina y recibí el impacto de un trozo de huevo cocido quemado en la cara y me encontré con una escena que bien podía ser digna de uno de esos adultos a los que siempre ridiculizaba el escritor. Los huevos,  puestos a cocer,  ya ni si quiera recuerdo desde cuanto tiempo antes (aunque debía ser bastante a juzgar por lo chamuscados que estaban), habían empezado a explotarse quemados y a saltar por los aires dejando la cocina perdida.

Huevos quemados.jpg

Mientras recogía el desaguisado caí en la cuenta de que esto solo podía ser obra de los superpoderes de Matilda para avisarme de algo.

Volví a mi texto y cómo guiada por una mano mágica empecé a borrar todo lo que había escrito sobre Roald Dahl, que era más de lo mismo de lo que ayer y estos días se dice del genial autor con gran acierto. Porque yo tenía en casa otro material oculto. Eso era lo que trataba de decirme Matilda. Qué quien debía hablar sobre Roald Dahl no era yo, por mucho que le admirase y me gustasen sus libros, sino alguien que tengo muy cerca y a quien en realidad van dirigidos los libros del autor. Alguien que como Matilda ama los libros, alguien que ha leído casi todos sus libros y algunos como James y el Melocotón Gigante y Matilda más de cinco veces en su corta edad.  Y ese alguien estaba muy cerca de mí, tan cerca que es mi hija Raquel Belareti de 10 años.

A los 8 años le regalé el libro de Matilda y desde entonces no ha parado de leer a Roald Dahl. A Matilda le siguieron Charly y la Fábrica de Chocolate, La Maravillosa Medicina de Jorge (que tuvieron el acierto de incluirlo en el colegio como lectura obligatoria), Las Brujas, James y el Melocotón Gigante, El Dedo Mágico, El Vicario que hablaba al revés, Cuentos en verso para niños perversos  y hasta en la versión original en inglés The BFG (El Gran Bonachón).

road

Algunos de nuestros libros de Roald Dahl

Así que pensé: “¡quién mejor que ella para rendir un homenaje al gran autor Roald Dahl!” y le hice una entrevista a traición, sin avisar para que fuese espontánea y sobre la marcha mientras hacía los deberes.

Cuando le dije que le iba a entrevistar para  Mira qué Cuento puso cara de fastidio porque esa tarde estaba emocionada con un recién estrenado  iPad que le habían entregado ese mismo día en el colegio (este año trabajan con esa metodología). Pero cuando le dije que era para hablar de su admirado Roald Dahl enseguida dejó a un lado la máquina y contestó ilusionada a las preguntas improvisadas que le fui haciendo.

Entrevista a Raquel Belareti (en adelante RB) de Pipigiramundi (en adelante Pipi).

Pipi:  RB, hoy se celebran los 100 años del nacimiento de tu autor favorito. Si hoy le tuvieras delante y pudieras decirle algo ¿que le dirías?

RB: Le diría ¡Feliz no Cumpleaños! (¿han entrado o no los superpoderes telequinéticos de Matilda en esta casa que las dos hemos pensado lo mismo?) y le preguntaría si pudiera escribir un último libro,  un libros más en su vida, que  le gustaría escribir y sobre qué trataría.

(Sin duda se ha quedado con ganas de más libros de Roald Dahl, lástima que esos superpoderes no sirvan para resucitarle).

Pipi: ¿Qué libro de los que has leído de Roald Dahl te ha gustado más y por qué?

RB: James y el Melocotón Gigante, porque de una vida triste y aburrida consigue ser un niño feliz y vivir muchas aventuras divertidas.

Fragmento de la película James y el Melocotón Gigante

Pipi: ¿Qué personaje de los libros que has leído hasta la fecha te ha llamado más la atención y por qué?

RB: Matilda, porque tenía poderes mágicos y porque no dejaba que le quitaran sus sueños.

Trailer de la película “Matilda”

PG: En los libros de Roald Dahl los adultos no salen muy bien parados ¿Cómo crees que trata el autor a los adultos?

RB: Como si fueran personas que ni siquiera estuvieran presentes y que los manejas a tu antojo.

Pipi: ¿ Por qué te gustan tanto los libros de Roald Dahl que no puedes parar de leerlos?

RB: Porque siempre está del lado de los niños y consigue que vivan sus sueños a pesar de lo que les ocurra a su alrededor.

Pipi: Ya para terminar, ¿qué te han enseñado los libros de Roald Dahl?

RB: Qué no siempre hay que vengarse cuando te hacen daño sino tratar de solucionar las cosas y convertir ese mal en cosas positivas.

Y después de estas reflexiones de una niña de 10 años,  me pregunto por qué ha sido un escritor censurado en muchos lugares,  quizás por  adultos molestos o escandalizados porque se les ridiculice. Sin pararse a pensar que con sus textos, a través de la desdramatización  de situaciones conflictivas (y aquí converge con Lewis Carroll), resuelve muchas tensiones y libera a los lectores de muchas angustias a través del humor y la imaginación.

Yo misma, en algunos momentos tengo que reconocer que he pensado que si con este empacho de Roald Dahl que le estaba sirviendo en bandejas”de estantería “no estaría creando a sus ojos una imagen de los adultos como seres ridículos que lo fastidian todo, que no entienden a los niños y hasta crueles. Incluso alguna vez después de sus lecturas ha sido muy crítica con las actitudes de los adultos que la rodean y me ha dicho:

  • ¡Es que los adultos sois grises y aburridos!.

Aunque luego cuando abro mucho los ojos y le hago una mueca divertida siempre me dice: ” bueno… tú no tanto pero mira, fíjate en los mayores, siempre gruñendo y malhumorados”. Menos mal que de momento me salva de la quema que hubiese hecho Roald Dahl,  aunque me temo que no tardará mucho tiempo en meterme  en el lote.¡Sálvese quien pueda!

Pero después, escuchando sus palabras me doy cuenta de cuánto le está enseñando Roald Dahl a través de sus libros. Esa palabra que ahora está tan de moda “la resiliencia” y que todo el mundo ansía tener sobre todo para sus vástagos ¿No es acaso lo que poseen muchos de los personajes de sus cuentos? O cómo sino se explica que James, un niño que pierde a sus padres y es obligado a vivir con sus dos repulsivas tías logre escapar a través de un melocotón gigante y ser feliz. O Matilda, una niña muy inteligente que tiene poderes telequinéticos, que sin haber cumplido los cinco años, ya ha leído a numerosos autores y posee sorprendentes conocimientos. Pero sus mediocres padres nunca se preocupan por ella y la obligan a mirar la televisión negándose a comprarle libros además de dejarla sola todas las tardes. Matilda comenzará a acudir a la biblioteca donde encontrará el fascinante mundo de la literatura y al final es adoptada por su profesora la Señorita Honey (curiosamente o no tan curiosamente Honey significa miel).

Entonces ahora sí, aunque con retraso pero de niña al niño que nunca dejó de ser Roald Dahl podemos decirte:

editor-de-fotos_qebooy

De Carroll a Dahl

Anuncios
Categorías: Estantes compartidos | Etiquetas: , | 5 comentarios

Navegador de artículos

5 pensamientos en “De niña a niño…¡Felicidades Roald Dahl!

  1. Marisa

    Muchas gracias, Pipi, por este recuerdo a Roald Dahl. Yo ya pertenezco al mundo de los adultos, grises y aburridos, pero aún conservo la ilusión y la magia que me contagió el primer libro que leí de Dalh cuando aún era una niña, Charly y la fábrica de chocolate. Gracias también por saber contagiar a RB de esa pasión por la lectura. Has encendido en mí la chispa del recuerdo de todos estos libros que hemos devorado varias generaciones y las ganas de releerlos

  2. La Maleta de La Lili

    Me ha encantado tu forma de homenajear a Roald Dahl. Y, deseo que tengas este premio:
    http://lamaletadelalili.es/book-tag/
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: